La semana pasada estuve en varios hoteles en Acapulco haciendo evaluaciones, algo muy peligroso ya que después o al hacer esto, es muy probable el no querer abandonar nunca el lugar o los lugares, precisamente a que están diseñados para ese mismo propósito.

En este trabajo – evaluación de hoteles y propiedades – me he dado cuenta de muchas cosas que las propiedades, inmuebles y hoteles tienen en común, esto siendo que cada lugar tiene una cierta vibración en particular que produce que sus habitantes tengan una cierta actitud en particular.

Hay muchas personas que se toman muy a la ligera o simplemente ignoran la verdad que yace de tras del decir “ en este lugar hay muy buena vibra” o “el lugar se siente muy pesado” ya que algunos lo despachan como ciertamente folklórico o inclusive supersticioso sobre este tipo de afirmaciones. Sin embargo esto es muy real y es causada por una combinación de niveles energéticos desechados en el lugar y cuestiones muy practicas que se pueden cambiar casi inmediatamente.

Cuando de nivel energético se trata, es importante entender un principio que por lo general olvidamos que los seres humanos estamos conformados en un 70% por agua  lo que significa que retenemos mucho de las propiedades que tiene el agua, una de las cuales es por supuesto la absorción energética.

Hace no mucho tiempo, se hizo una prueba en Japón sobre la capacidad de absorber energía que tiene el agua al colocar dos varios recipientes  distintos en varias habitaciones distintas. En cada una de estas habitaciones el agua estuvo expuesta a varios tipos de situaciones como lo fue tipos de música.

El tararon de agua donde estaba la música clásica el liquido estaba limpio y transparente, mientras que la habitación donde se puso rock heavy metal el liquido estaba obscuro parecido a las aguas de un pantano.

Este experimento fue muy claro ya que las emisiones pesadas del heavy metal contaminaron el agua mientras que la música clásica la purifico. Debido a que los seres humanos tenemos un tan alto porcentaje de substancia liquida en nuestro ser  y debido a que en las casas las personas se comportan de distinto modo, los habitantes del lugar, siguiendo su naturaleza liquida, absorberán estas vibraciones y se sentirán en acorde a ellas aunque no se den cuenta.

Por el otro lado existen otros varios factores que determinan el tipo de vibraciones y la manera en la que se sienten las personas al entrar al lugar.

Uno de estos factores es el nivel de oxigeno que haya en el lugar, que será determinado naturalmente por la ventilación que haya.

Otro factor importantísimo es lo limpia que este la casa o lugar, ya que un lugar sucio verdaderamente inspira suciedad tanto en niveles consientes como inconscientes, por lo que es crucial en poner mucho énfasis en el orden y la limpieza de un lugar.